miércoles, 7 de octubre de 2009

La ciencia española no necesita tijeras




Resulta que no hay euritos, se acabó la fiesta, la pasta, la guita, el parné, nos lo gastamos todo, mala suerte, hemos dejado la caja pelada, la casa patas arriba y las letras del banco en números rojos, menudo fiestón, joder que resaca, de las malas, ayer nos debieron meter garrafón en algún lado, en el garito aquel… ¿Cómo se llamaba? Ah si, disco-pub “Ladrillo”, debe ser eso, ahora nos toca silbar mirando al cielo como un inocente angelito, decir con la boca pequeña y por lo bajini aquello de yo no he sido, a mi que me registren, el problema es estructural, poner cara de circunstancias y pedir a la multitud que no cunda el pánico, que si le duele la hipoteca y el paro que se jalen un par de paracetamoles, de gramo, que las penas con drogas son menos.

Ahora nos toca reestructurar, recortar, maquillar el asunto, ya se sabe, sombra aquí, sombra allá, sablear al personal y sobre todo establecer una serie de prioridades, aquellas que nos identifican como país, como auténticos demócratas, veamos, el coche oficial con secretaria personal es imprescindible, que un político, sea regional, local o universal siempre ha de ir cómodo a las reuniones, descansado en asientos de cuero y centradito para poder solventar con energía las cuitas del personal; de las dietas ni hablamos, ya es bastante duro el servicio público como para tirar de sueldo propio!, ¡ni que viviéramos en una república bananera!.

Lo de los cargos concedidos a dedo, es también asunto sagrado, tabú de los gordos, ¿Qué iban a hacer el primo Manolito, el cuñado Joselito y el sobrino Zutanito sin su puesto de libre designación?, ¿apuntarse al paro?, ¿que iba a hacer nuestra muy eficiente administración sin sus sabios consejos, sin su detallados planes de desarrollo, sin sus eficacísimas subvenciones a la ONG “Familiares de políticos sin fronteras”?, probablemente desmoronarse como un castillo de naipes en un huracán, sumirnos en el caos, el desastre, la anarquía.

Uff, está difícil, como sigamos recortando en sanidad , los cirujanos va a tener que coser las heridas con tiritas de Mickey Mouse; como hagamos lo propio con la policía y los bomberos, van a tener que perseguir a los cacos en patinete y apagar los incendios a escupitajos, mierda, ¿de la televisión y otros espectáculos? ni hablamos, ni de coña, si hay algo realmente esencial para un auténtico español de mediana edad, es poder ver a Anita Obregón y a Ortega Cano dando brincos en Mira Quien Baila, ¡que elegancia!, ¡que saber estar!, cuanta cultura transmitida en uno solo de sus pasos de Rap, que cobren lo que quieran, treinta mil, cuarenta mil euros por programa, lo que sea, sin su hipnóticos movimientos, lo mismo a los jubilados de éste país les daba por mirar sus despensas medio vacías y salir a la calle a quemar contenedores y cajeros, a repartir bastonazos con sus cachabas y comenzar a limpiarse el culo con nuestros votos, los que necesitamos para seguir en nuestra poltrona.

Aterra sólo pensarlo, no queda otra, habrá que quitarle la pasta a los empollones ésos de batas blancas y gafas de culo de vaso, ésos del I+D, total, ¿para que?, si desde la fregona y el chupa-chups aquí nadie ha inventado nada, que para eso ya están los yankis y los alemanes, y si se quejan, ¿que nos van a hacer?, ¿protestar en sus blogs de mierda?, que les den, ¿cuanto les quitamos?, ¿el diez por ciento?, mejor el quince, que se jodan, no vaya a ser que no nos de para el sueldo de Anita, además, ¿no era bióloga?, con un poco de suerte hasta lo justificamos como ayuda a la ciencia, desde luego, a grandes males grandes remedios, los gestores de este país, simplemente somos la hostia.

2 comentarios:

César dijo...

detecto cierto grado de ironia?

Javi dijo...

Solo un poco.