jueves, 1 de enero de 2015

De certezas y anhelos




En 1959 una jovencísima Kim Novak comenzaba a brillar en Hollywood, tanto que la revista Life decidió ofrecerle la portada de uno de sus números; Leonard Mc Combe se encargó de fotografiar a la estrella, acompañándola en sus rutinas diarias durante un par de semanas.

Durante aquellos días la mujer hizo multitud de posados, aunque sin duda, la mejor foto esperaba en el lugar más inesperado, en el vagón restaurante de un tren de vuelta a New York; una imagen desenfocada que se olvida de Novak, centrándose, indiscreta, en lo que ocurre detrás.

Las miradas de los hombres solitarios del vagón son un libro abierto, un poema triste que habla de certezas, de lascivia y de anhelos imposibles, sentimientos mágicamente condensados, capturados y expuestos al público sin la más mínima piedad.

Via LIFE 

No hay comentarios: