viernes, 2 de enero de 2015

El noble arte de hacerte sentir idiota.




En 1932 el eminente psicoanalista Carl Jung escribió ésta crítica demoledora sobre el Ulysses de James Joyce.

“Leí hasta la página 135 con desesperación en mi corazón, quedándome dormido dos veces en el camino. La increíble versatilidad del estilo de Joyce tiene un efecto monótono e hipnótico. Nada sale al encuentro del lector, todo se escapa de él dejando un espacio abierto tras de sí. El libro está siembre arriba y alejado, insatisfecho consigo mismo, irónico, sardónico, virulento, desdeñoso, triste, desesperado, y amargo […] Sí, admito que siento que me han tomado el pelo. El libro no me encontraría a medio camino, nada en él intenta que estés de acuerdo y siempre ofrece al lector una irritante sensación de inferioridad.”

Crítica de la que Jung se debió arrepentir, a juicio de la carta que con posterioridad remitió al escritor:

“El Ulysses ha probado ser una tuerca terriblemente dura de mover, que ha obligado a mi mente, no sólo a hacer esfuerzos inusuales sino también a hacer extravagantes peregrinaciones (hablando desde el punto de vista de un científico). Su libro me ha causado problemas sin fin y me ha costado tres años hasta conseguir meterme  con éxito dentro del mismo. Debo decirle que le estoy profundamente agradecido por su gigantesca obra, porque he aprendido mucho de ella. Probablemente nunca estaré seguro de saber porqué he disfrutado, dado que me ha molido los nervios y la materia gris”

Mucho después de aquella carta, Jung trataría como médico a la hija de Joyce, que sufría de esquizofrenia, testigo de aquellos encuentros quedó la dedicatoria que el propio Joyce dejó sobre la primera página del ejemplar de Jung, que dice así:


“Al doctor C. G. Jung, en agradecido reconocimiento a su ayuda y consejo. James Joyce” 

Vía "Letters of note"

No hay comentarios: